Cómo prevenir el dolor de espalda


El 80% de la población se verá afectado por dolores de espalda en algún momento de su vida, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Son muchas las razones por las cuales podemos sufrir dolor de espalda: sedentarismo, malos hábitos posturales, accidentes, traumatismos, etc. La salud de nuestra espalda está íntimamente ligada a nuestro modo de vida, por lo que es importante que contemos con unos hábitos saludables: alimentación sana y equilibrada, ejercicio físico, así como mantener la espalda recta en el trabajo con los brazos en ángulo recto y los pies bien apoyados en el suelo.

En la mayoría de las ocasiones solamente le damos importancia a la espalda cuando llega la tan temida contractura que nos impide hacer vida normal. Es, en ese momento, cuando tomamos la decisión de acudir al “fisio” para que nos alivie el dolor.

Trabajo muscular

Por otro lado, tendemos a achacar los dolores a las razones anteriormente expuestas, sin embargo, el origen del problema puede surgir de un déficit en el trabajo muscular de la propia espalda.

No olvidemos que la espalda es un eje fundamental de nuestra anatomía que nos permite sostener el cuerpo, permitir su movimiento y mantener estable su centro de gravedad, y que está compuesta por huesos, músculos, nervios, tendones y ligamentos que requieren de un fortalecimiento y de un trabajo específico para prevenir problemas.

Acudir al gimnasio y trabajar esta parte del cuerpo de una manera controlada a través de actividades dirigidas como el Pilates nos evitará disgustos, dolores y lesiones, lo que supondrá una gran mejora en nuestra calidad de vida.


Deja un comentario


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.